jueves, 28 de agosto de 2014

El lenguaje de las palomas

Agamben sostiene que hay una diferencia entre el hombre y el animal. Una distancia lingüística irreductible. Mientras el animal permanece en un nivel semiótico, el hombre practica un uso del lenguaje superador.Lo distintivo entre el hombre y el animal sería comunicativo: el hombre compone mensajes significativos; el animal apenas responde a signos.   La segunda distancia es genética: el lenguaje animal está programado; no hay aprendizaje que medie su adquisición; el hombre, en cambio, aprende a usarlo. Otra vez, Benveniste y sus delfines.

***.

Palomar plantea que nos ocupamos demasiado de la comunicación humana, pero si nos ocupamos de la zoosemiótica, nos sumergimos en un universo donde hay más preguntas que respuestas.

***

Frisch explica que el sistema de comunicación más notable es el de las abejas: "el mensaje que la abeja exploradora y cargada de botín transmite a sus compañeras al regresar a la colmena es un instrumento a base de danzas o bailes rítmicos ejecutados en las paredes verticales de los panales. Dependiendo de la situación y distancia de la fuente de aprovisionamiento, realizará la abeja dos tipos de danza: la danza en círculo y la danza en semicírculo. Si la fuente está dentro de los 100 metros del radio de acción en torno de la colmena, la abeja ejecuta la "danza del círculo", mientras que para distancias más largas, ejecutará la 'danza del semicírculo'".

***
Las abejas, cuando cargadas regresen a la colmena, ejecutarán a su vez nuevas danzas, manteniendo así a la colmena en una viva agitación. ¿Para qué? Para nada. Danzan sin semiótica de por medio. Para nada. Son como las palabras que escribimos: pura danza para nada.

***
¿Y qué significan esas danzas? ¿Cómo estar tan seguros de que no se dicen algo luego del botín? ¿O efectivamente es una danza para nada, sin semiótica de por medio, y se convierten en pura escritura que baila? ¿Escriben en el panal lo que aún se llama 'literatura' en el mundo de lo humano?

***

Dentro de la especie "apis mellifica" se encuentran dos grupos fundamentales de abejas: las negras europeas y las amarillas o abejas italianas. Aunque parezca mentira, las dos razas tienen variantes en sus sitemas de comunicación. Metafóricamente los especialistas aseguran que son variedades dialectales. ¿Por qué metafóricamente?

***
Ahora bien, ¿qué pasa si se obtienen híbridos entre ambas razas? Las conclusiones a las que llegan los especialistas confirma la teoría de Von Frisch (1962). Los descendientes con las marcas amarillas ejecutan casi siempre la 'danza de la hoz'. En uno de los experimentos de dicho autor, 16 híbridos de gran parecido con su progenitor italiano utilizaron la danza de la hoz para indicar distancias entre los 10 y 100 metros, en una proporción 65 veces  de 66; en tanto que 15 híbridos que se parecían a su progenitor europeo usaron la danza en círculos para los mismos menesteres, 47, de 49.  Esas tres veces que las abejas escaparon al patrón comunicativo por determinación genética, ¿escribieron? Y nosotros, cuando escribimos, ¿nos convertimos en abejas híbridas?

***
Un español asegura que "no está nada claro que no haya algo así como un lenguaje animal y parece, por lo tanto, que no es posible excluir que los animales tengan una cierta inteligencia semejante a la humana. Si esto fuera así, la distinción entre el hombre y el animal no sería esencial, sino gradual". Pienso que leyó a Deleuze para llegar a esta conclusión.

***
Pavlov puso a un mono en medio de un lago para que comiese a partir de un sistema con comida dentro de un cubo. Le prendió fuego el barco para ver si el mono se daba cuenta de que podía apagar el fuego usando el balde para sacar el agua del lago y después seguir comiendo. El mono no lo hizo. No queda claro qué pasó con el mono, pero Pavlov descubrió que la vida animal funciona en base a un sistema de señales que se estructura según signos sensibles que condicionan reflejos fisiológicos. Entendió que el mono no tiene una idea general, abstracta, del agua como tal; en el nivel en que se sitúan los antropoides no se produce aún la abstracción de las propiedades específicas de los objetos como para que el mono entendiese que el agua le podía hacer apagar el fuego. ¿Y si al mono le faltó tiempo para aprenderlo? La ciencia de Pavlov no se pregunta eso. Pero concluye que "el hombre es el único capaz de librarse de lo meramente sensitivo". Somos especiales de tan diferentes: los mejores, porque pensamos.

***
Según el experimento de Pavlov, el simio no capta las diferencias individuales: "lo característico de la verdadera abstracción es captar lo común sin dejar de ver las diferencias individuales". Ese es el método de lectura de Pavlov de sus experimentos.

***
Otras experiencias demuestran, por el contrario, que la capacidad lingüística del simio es mucho más alta de lo que se había supuesto, hasta el punto de que no se la puede distinguir esencialmente de la humana.

***
Si bien el lenguaje de un antropoide no es vocal, sí puede aprender a usar diversos signos ópticos, táctiles y visuales correspondientes a palabras. Así, llegan a construir frases por combinación de estos signos: incluso inventan frases complejas para comunicarse, que no han sido enseñadas, para conseguir lo que desean.

***
En la selva, los simios  diferencian individualidades por sus distinciones en los timbres de voz. Gritan para saber la distancia en que cada uno está del otro. Pero también para transmitir informaciones útiles sobre el lugar en que se encuentran. ¿Qué se dirán precisamente entre esos gritos? ¿Habrá alguno que solo grite para nada y, de ese modo, escriba como la abeja una danza para nada, aunque esto parezca delirante? Algún día, quizá, lo entendamos.

***
Científicos de la universidad de Indiana descubrieron y comprobaron que los loros tienen un sistema de vocalización similar al humano por la capacidad de flexibilidad y articulación de su lengua. La lengua del loro puede moverse como la del humano.

***
Además de su sistema parlante, los loros tienen un sistema de comunicación corporal que lo complementa para indicar estados emocionales. Sin embargo, esto no les impide transmitir mensajes lingüísticos para interactuar con el mundo de los humanos. Los loros pueden traducir sus deseos y emociones en palabras que aprenden.

***
Sin embargo, dicen, los loros disocian aquello que hablan de lo que piensan. No conectan los dos planos, aseguran. ¿Pero desde cuándo los humanos conectan siempre el habla y el pensamiento?

***
No encontré nada sobre el lenguaje de las palomas.

1 comentario:

ANNA dijo...

Te dejo mi blog de poesia por si quieres criticar gracias.
Me gusta mucho el tuyo.
http://anna-historias.blogspot.com.es